Archivo por meses: Julio 2012

Los Centros Tecnológicos ahorran a las arcas públicas entre 2.200 y 4.100 millones de euros anualmente en políticas de apoyo a la I+D+I empresarial

Los resultados obtenidos deberían ser referencia en las políticas de I+D para mejorar la competitividad de las empresas en la senda de la recuperación y el crecimiento económico.

El presidente de la Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit), Salvador Bresó, y su director general, Iñigo Segura, han presentado esta mañana, junto a la junta directiva de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana (Redit), un informe en el que analiza comparativamente la relevancia de los Organismos de Investigación en su apoyo a la I+D empresarial y la participación en programas nacionales orientados a la investigación industrial y programas internacionales. Sus datos confirman que los resultados de los Centros Tecnológicos en financiación empresarial de la I+D, cooperación con empresas,  participación en consorcios estratégicos para la investigación industrial (Programa Cenit) y en programas internacionales (Programa Marco) son entre 5 y 12 veces superiores a los de las Universidades y los Organismos Públicos de Investigación, teniendo en cuenta su escasa dimensión y financiación pública.

De hecho, según este informe, para conseguir el mismo efecto de apoyo a la I+D+I empresarial, cooperación para la innovación y los mismos retornos del Programa Marco europeo que consiguen los Centros Tecnológicos españoles habría que aumentar en 2.600 millones de euros la financiación pública a la I+D universitaria o en alrededor de 4.500 millones de euros la financiación pública a la I+D del conjunto de los organismos públicos de investigación cuando la financiación pública que reciben los Centros Tecnológicos para obtener esos resultados es de tan sólo 360 millones de euros. De esta manera, podemos afirmar que los Centros Tecnológicos ahorran a las arcas públicas entre 2.240 y 4.140 Millones de Euros anualmente en políticas de apoyo a la I+D+I empresarial.

Por otro lado, la pérdida de un único empleado de los Centros Tecnológicos equivaldría a la pérdida de 6 personas dedicadas a tiempo completo a actividades de I+D en las universidades u organismos públicos de investigación.

Asimismo, una reducción de 100 Millones de Euros en la financiación pública de los Centros Tecnológicos equivaldría a una reducción de 720 Millones de reducción de la financiación pública a la I+D de los organismos públicos de investigación, si tenemos en cuenta el impacto que ello obtendría en materia de apoyo a la I+D+I empresarial, cooperación para la innovación de las empresas y obtención de retornos del PM europeo.

Los resultados de este Informe no pretenden analizar ni comparar la relevancia o eficacia global de los diferentes tipos de organismos de investigación puesto que no comparten los mismos objetivos ni misiones. El estudio pretende tan sólo analizar su grado de especialización en una de las misiones, la del apoyo a la I+D+I empresarial, a partir de la relevancia relativa que para la misma tienen los diferentes tipos de organismos de investigación.

Por otro lado, es muy difícil comparar por el volumen de sus resultados, organizaciones de muy diferentes dimensiones por lo que el estudio obtiene sus conclusiones en base a datos relativos en función del número de personas dedicadas a I+D en cada tipo de organización y en función del volumen de inversión pública en cada uno de ellos.

En la presentación del Informe también han estado presentes el secretario autonómico de la Conselleria de Economía, Industria y Comercio, José Monzonís; el director general de Proyectos y Fondos Europeos, Juan Viesca; el director de Innovación de IMPIVA, Juan Manuel San Martín; el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro; y una importante representación de los presidentes y directores de los Centros Tecnológicos de Redit y del tejido empresarial valenciano.

Cotec presenta su ?Informe 2012 sobre Tecnología e Innovación en España”

El documento señala la urgencia de impulsar la I+D+i en estos momentos, tal y como están haciendo los países más avanzados, como pilares de un necesario nuevo modelo productivo de la economía española.

Cotec acaba de publicar su ?Informe 2012 sobre Tecnología e Innovación en España? que recoge la evolución de los principales indicadores de I+D e innovación, a escala nacional y por Comunidades Autónomas, y su comparación internacional. El documento, que ha sido presentado hoy en Madrid durante una rueda de prensa en la que han participado el Director General de Cotec, Juan Mulet, y el Subdirector General de Cotec, Federico Baeza, incluye también como todos los años la opinión de más de un centenar de expertos sobre la evolución del sistema español de innovación y un capítulo especial dedicado este año al capital humano para la innovación.

Tanto los resultados de los indicadores como la opinión de los expertos consultados por Cotec, señalan que los efectos de la crisis ya están incidiendo claramente en el deterioro del sistema español de innovación, que va a mantenerse durante los próximos años. También ponen de manifiesto la urgencia de impulsar la innovación y la I+D, ahora más que nunca como pilares de un necesario nuevo modelo productivo de la economía española, tal y como están haciendo los principales países de nuestro entorno como Alemania, que va a aumentar este año un 5% sus recursos dedicados a I+D, o Francia, que se ha comprometido a destinar unos 35.000 millones de euros a estas actividades.

Ante esta situación, Cotec concluye en su informe que se deben considerar los resultados de los importantes esfuerzos que se hicieron en la época de bonanza, que consiguieron crear un pequeño sistema de innovación que ha demostrado ser consistente y que es necesario conservar, porque tendrá que ser la base de nuestra competitividad futura. Y alerta de que hasta ahora, poco se ha hecho en este sentido, mientras que para países avanzados esta ha sido y sigue siendo una prioridad.

Frenazo de los principales indicadores de I+D+i, tras más de diez años de fuerte crecimiento

Según los últimos datos recogidos en el Informe Cotec 2012 el gasto español en I+D ascendió en 2010 a 14.588 millones de euros corrientes en 2010, cifra muy similar a los 14.582 millones del año anterior, de forma que en términos de PIB, el gasto se ha mantenido en el 1,39%. Los esfuerzos en I+D del sector público y el privado también se han mantenido iguales a los de 2009, con el 0,67% y el 0,72%, respectivamente.

Estos datos muestran que el gasto español en I+D se ha estancado, con un crecimiento con respecto al año anterior del 0,041% en 2010 y del -0,8% en 2009, frente a un crecimiento medio anual desde el año 2000 hasta 2008 del 12%.

Algo similar ha ocurrido con el número de personas que trabaja en actividades de I+D en equivalencia a jornada completa (EJC), que ha experimentado una mínima subida con respecto al año anterior del 0,56% en 2010, hasta situarse en 222.022 personas. El crecimiento de este indicador ya sufrió una fuerte ralentización en 2009, con un incremento con respecto al año anterior de tan sólo el 2,4% en 2009 frente a un crecimiento medio anual desde el año 2000 hasta 2008 del 7,5%.

Además, los resultados avance de la ?Estadística sobre actividades en I+D?, presentados por el INE a finales del pasado mes de mayo, indican que en 2011 se habría producido un descenso del gasto interno en I+D del 4,1% con respecto a 2010 y también en el número de personas dedicadas a actividades de I+D en EJC, con una disminución del 2,9% en el sector público y del 4,1% en el sector privado. Estos resultados avance se realizaron considerando los datos de 213 de las empresas con mayor gasto en I+D en el año 2010, en el que representaron el 40,8% del total del gasto empresarial en I+D, y la información recogida de la administración pública y de la enseñanza superior, hasta la fecha en la que se presentaron estos datos.

Según el informe de Cotec, un análisis detallado del comportamiento de la I+D empresarial muestra dos hechos relevantes. En primer lugar, que su disminución es más importante que la del gasto total. Desde el máximo de 2008 (8.074 millones de euros corrientes y 7.327 millones de euros constantes), el gasto en I+D de las empresas ha caído en 2010 en un 7% en euros corrientes, hasta los 7.506 millones, y en un 8,5% en euros constantes, hasta los 6.707 millones. Y, en segundo lugar, que el comportamiento de las partidas destinadas a gastos corrientes y a gastos de capital han evolucionado de forma muy distinta antes y durante la crisis. Así, mientras que entre 2004 y 2008 los gastos de capital crecieron en un 122%, los corrientes crecieron prácticamente la mitad, un 57%. Pero al llegar la crisis, este comportamiento se invirtió, de modo que entre los años 2008 y 2010, los gastos de capital disminuyeron en un 43%, mientras que los gastos corrientes crecieron en un modesto 1,3%.

Esto parecería indicar que las empresas, que aprovecharon intensamente la época de bonanza económica para mejorar sus activos fijos para I+D, han reducido el ritmo de inversión con la crisis, pero no por ello han dejado de mantener su actividad de investigación y desarrollo. Sin embargo, según los resultados avance del INE de su Estadística sobre Actividades de I+D para 2011 la tendencia es que ambos gastos empeorarán durante el próximo año, ya que el gasto empresarial en I+D experimentaría una disminución del 5,4%, con una bajada de un 5,1% en los gastos corrientes y de un 7,4% en los gastos de capital.

Todo ello, además, en el marco de unas partidas dedicadas a la Política 46 de I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2012 que se reducen en un 26% (2.200 millones de euros) con respecto al año anterior, y que sitúan estas partidas de gasto por debajo de las que se dedicaron en el año 2006.

El esfuerzo en las regiones españolas

Según los datos recogidos en el Informe Cotec 2012, el gasto en I+D por comunidades autónomas en porcentaje de PIB regional mantuvo en 2010 una distribución muy parecida a la de años anteriores con Madrid (2,07), País Vasco (2,03), Navarra (2,02) y Cataluña (1,65%) por encima de la media nacional (1,39%).

Por debajo de la media nacional se situaban, por este orden: Cantabria (1,22%), Andalucía (1,20%), Aragón (1,15%), Castilla y León (1,09%), Comunidad Valenciana (1,07%), La Rioja (1,06%), Asturias (1,05%), Galicia (0,94%), Murcia (0,92%), Extremadura (0,88%), Castilla-La Mancha (0,68%), Canarias (0,63%) y Baleares (0,42%)

La región que más aumentó en 2010 su esfuerzo en I+D con respecto al año anterior fue Andalucía, seguida de Castilla-La Mancha, Murcia y Cantabria. También aumentaron su esfuerzo, aunque en menor medida, Asturias, Aragón, Baleares, Canarias, Galicia y Madrid.

Los expertos consultados por Cotec muy preocupados por la I+D+i española

El resultado de la encuesta anual realizada al panel de expertos de Cotec, formado por más de un centenar de personalidades empresariales, académicas y responsables públicos, al que se le consulta anualmente desde hace más de 15 años sobre la importancia de los problemas que afectan al sistema español de innovación y su previsible evolución en el futuro inmediato, muestra que existe en el país una mala valoración de las condiciones actuales y un claro pesimismo sobre su evolución futura, que se refleja en el índice sintético de opinión de Cotec para 2012, que ha caído hasta su valor histórico más bajo, el 0,848.

Entre los problemas planteados a este panel de expertos, que hasta el momento siempre ha acertado en sus predicciones, más de tres cuartas partes de los expertos consideran muy importantes la escasa dedicación de recursos financieros y humanos para la innovación en las empresas, el escaso efecto tractor de la demanda nacional para la innovación, la falta de cultura de apoyo a la innovación en los mercados financieros, y la escasa propensión a la colaboración de las empresas entre sí y entre estas y los centros de investigación.

El sentimiento pesimista de los expertos queda claramente de manifiesto porque el porcentaje medio de opiniones de empeoramiento es el 46%, mientras que el de opiniones de mejoría es solamente el 13%. La tendencia que más expertos consideran que se deteriora, es la referente a la disponibilidad de fondos públicos para la I+D+i, seguida por la referente a la capacidad tecnológica competitiva de la economía española a escala mundial. Más del 75% de los expertos comparten estas opiniones, mientras que la única tendencia sobre la que casi la mitad de ellos opinan que va a mejorar es la referente a la concienciación de investigadores y tecnólogos sobre la necesidad de responder a las demandas de innovación de los mercados.

La importancia del capital humano para la innovación

Como cada año, el informe Cotec dedica un capítulo específico a tratar alguna cuestión de interés de interés relacionada con la innovación. En la edición 2012, lo ha dedicado a ?capital humano e innovación? porque cualquier actividad innovadora depende de que las personas sean capaces de generar conocimiento e ideas aplicables en sus entornos laborales y, en general, en la sociedad, lo que ha justificado que desde hace años una de las principales prioridades de los países más avanzados haya sido el desarrollo de personas con mejores capacidades en dicha generación de conocimiento, a través de la educación y de la formación práctica.

Entre las conclusiones de este capítulo se señalan algunas particularidades negativas de nuestro país como los malos resultados de las recientes ediciones del informe PISA de la OCDE, el elevado porcentaje de alumnos que cursan estudios universitarios, superior a la media de la Unión Europea, frente a un colectivo que cursa formación profesional muy inferior al de los países más desarrollados (en 2008 sólo el 19% de las personas tenían estudios terminados de formación profesional en España, frente al 54% en Alemania) o el escaso porcentaje de empresas españolas que proporcionan formación de algún tipo a sus empleados, por debajo de la media de la UE-27, que representan barreras para avanzar hacia una economía basada en el conocimiento, que permitiría mejorar la competitividad del país.

 

 

 

 

Nuevas convocatorias para el 7 Programa Marco de Investigación de la CE

La Comisión Europea ha publicado hoy, 10 de julio de 2012, la última y más importante serie de convocatorias de propuestas de investigación del 7 Programa Marco por un total de 8.100 millones de euros.

La Comisión Europea dedicará 8.100 millones de euros a la última serie de convocatorias de propuestas dentro del 7 Programa Marco (7PM) de Investigación 2007-2013, que se destinarán a apoyar proyectos que impulsen el empleo y la competitividad.

Estas convocatorias -que están abiertas a organizaciones y empresas de todos los Estados miembros de la UE y de los países socios- constituyen el grueso de la propuesta de presupuesto de investigación de la UE para 2013, que asciende a 10.800 millones de euros, según ha informado la Comisión Europea.

Además, estas convocatorias suponen el puente hacia Horizonte 2020, próximo programa de financiación de la investigación en la UE para el período 2014-2020, por lo que participar en ellas supone no sólo optar a las mejores oportunidades de financiación de proyectos de investigación e innovación de esta etapa que concluye del 7PM , sino que permite un mejor posicionamiento de cara al próximo periodo.

Puede encontrarse más información y detalle de las convocatorias en el portal del participante.

Aragón inicia el camino de la Especialización Inteligente

El Gobierno de Aragón ha comenzado el camino de la Especialización Inteligente. Esta semana se han propiciado las primeras reuniones para detectar las áreas y empresas hacia las que se dirigirán las ayudas europeas en innovación e investigación.

El Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Investigación e Innovación, ha iniciado esta semana las primeras reuniones para elaborar el documento sobre la Estrategia de investigación e innovación para una especialización inteligente (Smart Specialisation Strategy. RIS3). Las reuniones se han mantenido con diversos departamentos del propio Gobierno de Aragón, agentes sociales, responsables de centros de investigación universitaria y recintos de conocimiento, además de los diversos clusters sectoriales que operan en la Comunidad Autónoma.

El primer objetivo de estas reuniones, conforme a lo dispuesto en la guía que elaboró la Comisión para la elaboración de la Estrategia para una especialización Inteligente, es concretamente, ?realizar un análisis del contexto regional y el potencial de innovación?.

Aragón ha solicitado pertenecer y se ha inscrito en la plataforma S3, ?Smart Specialisation Strategy?, la base de los fondos estructurales para las inversiones en investigación e innovación como parte de la futura política de fondos de cohesión en la Europa 2020.

El concepto de las S3 debe permitir a una región, mediante la especialización, mejorar en unas áreas determinadas enfocando así el uso de los recursos públicos en aquellos ámbitos en los que tenga fuertes ventajas competitivas frente a la otra opción de repartir estos mismos recursos en numerosas áreas.

Los pasos a seguir en el diseño de esta estrategia suponen evaluar el potencial de especialización inteligente considerando el potencial innovador de la región, el tamaño del ecosistema o sectores regionales, la naturaleza de ventajas competitivas existentes o futuras y el posicionamiento internacional (dónde estamos); identificar cuáles son las inversiones (tangibles e intangibles) adicionales necesarias, poniendo especial atención en aquellas que faciliten la conexión entre diferentes áreas de negocio y de conocimiento (dónde queremos ir).; implementar servicios de apoyo a las empresas y organizaciones clave implicadas en el proceso emprendedor de descubrimiento (cómo llegar allí); y definir los indicadores de seguimiento y las posibles alternativas en caso de no lograr los objetivos (parar a tiempo).

Igualmente, los pasos señalados deben seguirse considerando las cuatro posibles rutas evolutivas en ese proceso de descubrimiento como la transición: desde sectores tradicionales a nuevas áreas más competitivas; la modernización, mediante la incorporación de nuevas tecnologías; la diversificación, a partir de especializaciones existentes y el cambio radical, desarrollando nuevos sectores.

La Estrategia de investigación e innovación para una especialización inteligente (RIS3) ?pretende lograr un crecimiento inteligente, sostenible e integrador: una política de I+D+I con un enfoque basado en la excelencia de la investigación, con trabajos en la frontera del conocimiento y dirigido a potenciar la competitividad, y una política de cohesión con un enfoque basado en el desarrollo de estrategias de innovación y de las capacidades de las regiones?, indicó el director de Investigación e Innovación del Gobierno de Aragón, Miguel Angel García Muro.

En el año 2000, el Consejo de Europa de Jefes de Estado acordó en la denominada Estrategia de Lisboa un ambicioso programa de cambios dirigidos a hacer de la Unión Europea (UE) la economía basada en el conocimiento más dinámica y competitiva del mundo, capaz de un crecimiento económico sostenible con más y mejores empleos y una mayor cohesión social, dentro del respecto al medio ambiente.

Sin embargo, la crisis ha provocado un fuerte choque para millones de ciudadanos y ha sacado a la luz algunas carencias fundamentales de la economía europea complicando la tarea de garantizar el crecimiento económico futuro. Ante esta situación se plantean una serie de retos que deben ser superados.

En este marco la UE ha adoptado, como continuación y readaptación de la Estrategia de Lisboa, la denominada Estrategia Europa 2020, es decir, la estrategia de crecimiento de la UE para la próxima década, basada en tres prioridades, que son el crecimiento inteligente (mejorando el rendimiento en materia de educación, investigación e innovación y sociedad digital), el crecimiento sostenible (desarrollando una economía que utilice eficazmente los recursos, más verde y competitiva), y el crecimiento integrador (posibilitando una economía con un alto nivel de empleo que favorezca la cohesión económica, social y territorial).

Estas prioridades apoyadas por 7 iniciativas emblemáticas están dirigidas a lograr cinco ambiciosos objetivos en materia de empleo, innovación, educación, integración social y clima/energía.

Para lograr los objetivos de crecimiento propuestos en la Estrategia EU 2020 y tal y como se indica en la iniciativa Unión por la Innovación, es necesario desarrollar una completa estrategia de innovación mediante la inversión en Investigación, Innovación y Emprendimiento en cada uno de los países y regiones de la Unión Europea.

Para ello, es necesario por una parte diseñar una política europea de Investigación e Innovación que incida en el valor del ?conocimiento como motor para el crecimiento sostenible? reforzando igualmente el enfoque en la necesidad de innovar: crear nuevos productos y servicios que generen crecimiento y empleo y ayuden a afrontar los desafíos sociales.