Caso de éxito: RFID WOW-Tech

Solución a los errores de ubicación en almacenes logísticos no automatizados

ITAINNOVA_Caso-de-exito_RFID_WOW-Tech_PIKOLIN

En la figura de la izquierda, la antena de lectura sobre el mástil de la izquierda (según foto) y justo debajo de esta el lector.

ITAINNOVA_Caso-de-exito_RFID_WOW-Tech_PIKOLIN_2

En la figura dos etiquetas RIFID (color gris) junto con el sistema anterior de códigos de barras.

La tecnología base para la trazabilidad es la identificación mediante radiofrecuencia, conocida como tecnología RFID. Su empleo eficaz no solo depende de la elección de una tecnología o equipo, sino de todos los factores que constituyen en el entorno del producto: factores ambientales, composición del embalaje, composición del propio producto, etc.

Desde ITAINNOVA se ha acompañado a la empresa PIKOLIN en la utilización de la solución RFID WOW-TECH que permite la identificación automática de mercancías y productos mediante tecnologías RFID para conseguir trazabilidad, disminución de errores, aseguramiento de la calidad y reducción de los costes logísticos.

El objetivo del proyecto era acompañar a PIKOLIN en la validación de esta tecnología para informar al conductor de la carretilla que la ubicación en la que está almacenando el palé, dentro de un gran almacén manual, es la correcta, evitando errores de ubicación y realizando una confirmación automática.

Para solucionar el problema las carretillas fueron equipadas con un lector de RFID UHF y su correspondiente antena de gran alcance. La antena fue situada en un punto fijo del mástil de la carretilla, de forma que era capaz de leer las etiquetas RFID situadas en el segundo nivel del almacén. Las etiquetas seleccionadas se seleccionaron para ser colocadas sobre metal y que tuvieran una vida muy larga.

Un detector de altura de la horquilla indicaba el nivel al que el operario accede. En cada etiqueta RFID se grabó un código que indicaba el pasillo, el lado (derecho o izquierdo), y la columna (coordenada  X), la altura (coordenada Y) se obtenía del detector de altura de horquilla. Con un ordenador embarcado se fusionaban las dos informaciones e informaba al operario a través del interfaz hombre-máquina.

Este sistema evitó tener ubicaciones erróneas del producto en el almacén, que impiden realizar un inventario correcto, a la vez que alarga el proceso de búsqueda de mercancías para la elaboración de pedidos.  La carretilla lee la etiqueta en el momento en que encara la columna para posicionar su carga dando una señal de error o de OK, de acuerdo al caso. Una vez alcanzada la altura la ubicación es almacenada en el sistema asegurando la total equivalencia entre la base de datos del almacén y la posición real de cada mercancía.

De todas maneras en caso de que el operario almacenara la mercancía en un lugar no indicado por su orden de trabajo, la posición real quedaría actualizada correctamente, junto con un aviso de incidencia.