Caso de éxito: SoftAragon

SoftAragon

Programa para la Adopción de Procesos de Calidad en el Desarrollo de Software en Aragón

La premisa actualmente vigente en la industria del software, en la que se establece que la calidad del producto viene determinada por la calidad del proceso utilizado en su desarrollo, ha supuesto que la mejora de procesos software se haya convertido en uno de los objetivos estratégicos fundamentales de las organizaciones para promover la mejora de la calidad de sus productos y servicios.

En los últimos años han irrumpido con fuerza en el mercado diferentes modelos y estándares de referencia, que establecen un conjunto de buenas prácticas como los requisitos necesarios para que un proceso sea considerado de calidad.

Las normas ISO que abarcan distintos ámbitos de los sistemas de la información, como ISO 20000 y su desarrollo a nivel táctico, ITIL, que hace referencia a la prestación de servicios IT, ISO 27001, en referencia a los sistemas de gestión de la seguridad de la información, e ISO 15504, como modelo para evaluación de procesos, son un ejemplo de los estándares internacionales existentes. En el mercado encontramos también otros modelos como CMMI, que se ha convertido en un estándar de facto en la industria del software, y múltiples empresas de todo el mundo, grandes y PYMES, han comenzado proyectos de mejora de procesos en sus organizaciones utilizándolo como referencia. Además, otros marcos han surgido como adecuaciones de CMMI y otros estándares a las necesidades de las PYMES, como el caso de la norma mexicana MoProSoft o el modelo internacional I.T. Mark.

Que la mejora de procesos está en pleno auge en las organizaciones de software lo respalda el hecho de que los principales consumidores de software comienzan a establecer requisitos a sus proveedores, basándose en certificaciones de este tipo de modelos como mecanismo para garantizar la calidad de los productos adquiridos.

En los últimos años se ha incrementado el interés tanto de los investigadores como de entidades comerciales en la mejora de procesos dentro de pequeñas organizaciones. A nivel internacional, el SEI, Software Engineering Institute, Carnegie Mellon, propietario del modelo CMMI, comenzó en 2005 una iniciativa de investigación apoyada por los principales expertos a nivel mundial en el ámbito de procesos de software, cuyo objetivo es mejorar la transición de prácticas efectivas a un contexto de organizaciones pequeñas. En España, las PYMES suman alrededor del 99,87% de la industria, excluida la agricultura y la pesca, lo que las convierte en un objetivo prioritarios para este tipo de actuaciones. Desde 2006 el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio está “apoyando la implantación de procesos de calidad en el desarrollo software de acuerdo a modelos certificados [...]”.

Dentro de este contexto, en Aragón, el Instituto Tecnológico de Aragón lleva desarrollando desde el 2005 el proyecto SoftAragon, cuyo principal objetivo es acompañar a las pequeñas y medianas empresas de la comunidad en su camino de mejora de procesos software. Este proyecto ha sido pionero a nivel nacional en la mejora de procesos orientada a PYMES, y ha servido como ejemplo para otros proyectos regionales, como el que se está desarrollando en Asturias, Extremadura y el País Vasco. Durante tres años más de veinte empresas participaron en las diferentes actividades del proyecto, siete de las cuales se enfrentaron a una certificación oficial de nivel 2 del modelo CMMI a finales del 2007.

Los objetivos que persigue SoftAragón son:

  • Crear una cultura en relación con la calidad del software en las empresas TIC
  • Mejorar la calidad de las empresas - no simplemente conseguir un sello.
  • Hacer que las empresas sean más rentables desarrollando software de la forma más eficiente posible
  • Adaptar las actuaciones a la realidad de las empresas, tamaño de empresa, recursos de la misma, campo de actuación,...
  • Hacer las empresas aragonesas más competitivas

SoftAragón reúne un amplio conjunto de acciones en diferentes fases, desde una primera etapa de difusión, con seminarios y talleres prácticos, hasta el diseño e implantación de planes de mejora de los procesos de desarrollo de software en las empresas participantes.

Dado que el proyecto SoftAragon está muy enfocado a pequeñas y medianas organizaciones, otras empresas en Aragón que no cumplen estos requisitos han desarrollado iniciativas particulares, también tomando como referencia CMMI, bien apoyadas por las matrices de sus empresas o con recursos completamente internos. Mención especial merece ATCA (Asociación Técnica de Cajas de Ahorros), que en Mayo de 2007 logró la certificación de nivel 5, el máximo nivel alcanzable.

Pero CMMI no es el único modelo que está siendo utilizado por las empresas de Aragón. Aquellas más orientadas a servicios han adoptado ITIL para la gestión de sus procesos, si bien al tratarse de un estándar que no dispone de certificación para la organización no se dispone de datos oficiales.

Como resumen, podemos concluir que la mejora de procesos software se ha convertido en un elemento estratégico de las empresas de Aragón, dotándolas de instrumentos para aumentar su competitividad a nivel internacional, algo de gran importancia en la economía global. Por otro lado desde el ITAINNOVA se sigue trabajando en diferentes iniciativas que, relacionadas con los procesos de software, abordan la problemática desde otras perspectivas para facilitar y mejorar la transición y adecuación de estos estándares al tejido empresarial de la región.