La DGA revisa 800 contadores al año por quejas sobre el recibo de la luz.

Ante la reclamación formal de cualquier cliente que esté en desacuerdo con lo que se factura, la ley obliga a la DGA a controlar el contador de que se trate. En los laboratorios del Instituto Tecnológico de Aragón (ITA) se desmontan y analizan.

Artículo publicado en el "Periódico de Aragón" el día 15 de enero de 2007. Ver "Enlaces Interesantes".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *