Proyecto SUP (Seguridad y Urgencias en los Pirineos)

Un equipo de ingenieros del ITA ha desarrollado con éxito un sistema que permite atender accidentados en lugares recónditos mientras un hospital lejano tutela la asistencia. Publicado en Suplemento I+DEAR, el 5 de octubre de 2006.

Enlaces interesantes

cpuyod@aragon. elperiodico.com (05/10/2006) 
 
"La mejor de las asistencias posibles a enfermos y accidentados en núcleos aislados o en los lugares más recónditos e inhóspitos de la montaña. Ésta es en esencia la idea básica sobre la que gira el proyecto de telemedicina que se desarrolla para el Pirineo pero que, con el tiempo, podría aplicarse en otras zonas de difícil acceso de la vasta comunidad autónoma aragonesa. Comunicarse con el hospital a través de un chat por internet, remitir un electrocardiograma al médico especialista o monitorizar las constantes vitales de un paciente son algunas de las funciones que permite el proyecto europeo Interreg de Seguridad y Urgencia en los Pirineos (SUP) y que, sin duda, convertirá en realidad una vieja aspiración: llevar el hospital hasta las zonas más aisladas de la montaña.

"A partir de las necesidades de los médicos y grupos de rescate que trabajan en accidentes de montaña, a ambos lados del Pirineo, surgió la idea de crear un sistema de telecomunicaciones que ayudará a resolver emergencias en lugares aislados o de difícil acceso", explica Francisco Rojas Luna, director del Área para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, del Instituto Tecnológico de Aragón.

De hecho, la estrecha colaboración en Aragón entre la consejería de Ciencia, Tecnología y Universidad y el Servicio Aragonés de Salud han permitido desarrollar desde la parte española del SUP un sistema de telemedicina que optimiza los recursos de salvamento en zonas aisladas. Y todo se ha concretado, gracias al trabajo de los ingenieros aragoneses, en una ligera mochila de última generación, con la capacidad de una UVI portátil.

Pero además este sistema permite tener la seguridad de que los parámetros que se obtienen del paciente, que puede estar accidentado en un barranco, con un shock en el fondo de una cueva, con un infarto en medio de la nieve o en una zona escarpada o incluso en su domicilio o en un centro de salud, están siendo analizados y tutelados al mismo tiempo por un especialista, desde el hospital San Jorge de Huesca, que es el hospital de referencia para esta iniciativa. Esta seguridad en la comunicación supone un valor añadido a la actuación de los grupos de rescate –con o sin compañía de un médico de familia del centro de salud más próximo–, pues facilita la mejor de las atenciones sanitarias posibles a cientos de kilómetros.

En estos momentos se dispone ya de una mochila que la utiliza uno de los helicópteros del 061 en Huesca, ya que es el que realiza el 90% de los rescates de montaña. Pero en realidad, este proyecto, que se encuentra en su fase piloto en dos valles oscenses, el de Benasque y el de Gistaín, tiene previsto dotar de estas mochilas a los centros de salud de dichos valles, el de Lafortunada y el de Castejón de Sos. "Se podrá atender a un paciente en la montaña, en la carretera o en su propio domicilio, tenga o no tenga teléfono, porque el dispositivo ya lleva un teléfono móvil o por satélite si no existe cobertura", explica Manuel Avellanas, director técnico del SUP en España, coordinador médico del proyecto, y a su vez, médico adjunto de Cuidados Intensivos del hospital San Jorge de Huesca.

Para Avellanas es fundamental este equipamiento porque puede dar un apoyo indiscutible en la asistencia urgente a los centros de salud más alejados o en los puntos más recónditos de una montaña. "Tanto los valles de Benasque como el de Gistaín quedan lejos del hospital de Barbastro, a casi hora y media, y el recurso del 061, a una hora. Por tanto, se pueden beneficiar de esta tecnología, al igual que va a ser fundamental para los equipos de rescate de montaña y para los refugios de montaña", apunta. El médico especialista desde el hospital San Jorge –al conocer en tiempo real parámetros del accidentado, como electro, constantes vitales, arritmias cardiacas, frecuencia cardiaca, respiratoria, tensión arterial y la oxigenación de la sangre– puede ayudar en la distancia al médico de familia o al equipo de rescate a tomar decisiones con el enfermo.

"El objetivo principal del proyecto SUP es proponer a los profesionales sanitarios o de rescate en los Pirineos un sistema fiable que permita la transmisión de datos de informaciones sobre riesgos y de tipo biomédico para proporcionar una atención eficaz de prevención y una ayuda eficiente durante la intervención sanitaria en zonas aisladas", destaca Pablo Pérez, coordinador de la parte técnica del SUP y responsable del ITA en Huesca, que junto a los ingenieros Miguel Ángel Gracia y Carlos González, ingenieros en Walqa, han desarrollado el mejor sistema posible de comunicación para hacer tangible este proyecto. Y el resultado ha sido excelente. "Hemos seleccionado hardware con poco peso, poco tamaño y fácil de utilizar, y además hemos creado nuestro software propio", destacan orgullosos estos ingenieros desde el ITA".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *