El ITA y el INA trabajan en un nuevo material para evitar la interferencia del campo magnético que podría usarse en distintos sectores industriales

Este nuevo material, compuesto de plástico y nanopartículas, tendrá además otras propiedades, como ligereza y elevada resistencia y moldeabilidad, que lo convertirían en óptimo para competir con la ferrita

El proyecto Nanomag, desarrollo de un material compuesto de matriz termoplástica y nanopartículas magnéticas, realizado conjuntamente por el Instituto de Nanociencia de Aragón y por el Instituto Tecnológico de Aragón, cuenta con el apoyo de la empresa BSH y tiene como objetivo diseñar un polímero nanocompuesto que pueda servir como elemento protector del campo magnético a elevadas frecuencias.

Actualmente, el material utilizado para este objetivo son las ferritas, pero las ventajas que pueden presentar los nanocomposites frente a aquellas son, además de una enorme disminución del peso, una alta resistencia al impacto y una mayor moldeabilidad, ya que pueden ser procesados mediante inyección, confiriéndoles así la forma deseada en función de su aplicación final.

El objetivo técnico y de investigación del proyecto es conseguir desarrollar un nuevo material compuesto de polímero y nanopartículas (partículas de un material a escala nanométrica, midiendo un nanómetro la milmillonésima parte de un metro) que confieran al material resultante las propiedades magnéticas necesarias para ser utilizado como protector del campo magnético que pueda ser utilizado a nivel industrial. Una posible aplicación sería en las cocinas de inducción.

Para lograr un nanocomposite con buenas características finales, se debe lograr una buena distribución de las nanopartículas en la matriz polimérica, lo que se corrobora con microscopía electrónica de transmisión (TEM).

Se trata de un proyecto multidisciplinar en el que intervienen la investigación básica realizada por el Instituto de Nanociencia de Aragón (Universidad de Zaragoza) y la investigación aplicada del Instituto Tecnológico de Aragón (Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad), que va a actuar como principal enlace con las futuras aplicaciones industriales.

El proyecto cuenta con la colaboración de la empresa BSH como potencial usuaria del nanocomposite desarrollado. Si se consiguen los resultados esperados, su transferencia puede ampliarse a otros sectores industriales como el sector de la maquinaria, la construcción y el transporte, entre otros.

Apoyos

El proyecto Nanomag se ha iniciado en 2009 y tiene una duración prevista de dos años, durante los cuales va a recibir apoyo del Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad del Gobierno de Aragón, a través de la Convocatoria de Proyectos de Investigación y Desarrollo Tecnológico de 2008 orientada al desarrollo y transferencia de conocimientos.

El ITA está poniendo en marcha, desde 2008, un laboratorio de nanocomposites. Este laboratorio ya dispone de dos máquinas con las que se realizan nuevos materiales multifuncionales y que pueden utilizar las empresas de automoción, ascensor o electrodomésticos. Para ello, se colabora estrechamente con institutos de investigación en la materia como el Instituto de Nanociencia de Aragón, dependiente de la Universidad de Zaragoza, y el Instituto de Carboquímica, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *