11/ Neutralidad Climática

Profunda revisión de nuestro propósito: neutralidad climática de la actividad industrial

La humanidad se enfrentaba a principios de 2020 a un conjunto de desafíos globales que requerían de una acción urgente, coordinada y multidisciplinar. Desafíos que incluían (y lo siguen haciendo) desde la eliminación de las desigualdades hasta el combate contra el cambio climático, la educación o el diseño de nuestras ciudades. Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en Materiales y Componentes ITAINNOVA consideramos imprescindible armonizar tres elementos básicos: el crecimiento económico y la competitividad de nuestras empresas; la inclusión social; y la protección del medio ambiente. Por ello, iniciamos el año con una profunda revisión de nuestro propósito: contribuir desde nuestra múltiple dimensión científica, tecnológica y social a la neutralidad climática de las actividades industriales europeas, transfiriendo metodologías, herramientas y servicios para diseñar, desarrollar y fabricar nuevos materiales y componentes, estructuras, procesos y sistemas, de forma concurrente y colaborativa, en un contexto de bienestar social y ambiental.

Pero el año 2020 será recordado por la crisis sanitaria global causada por el virus SARS-CoV-2 y su enfermedad asociada, la COVID-19 que empezó a golpear al planeta en diciembre de 2019 y que llegó a Europa y España entre febrero y marzo de 2020. La pandemia también marcó de manera significativa nuestra actividad durante este periodo. No solo por la inevitable adaptación a nuevas formas de trabajar y colaborar, con el concepto del teletrabajo en el centro de todo, sino por el esfuerzo desarrollado por diversos equipos de trabajo de Materiales y Componentes para contribuir en diversas iniciativas en el ámbito sanitario.

Si el lunes 16 de marzo de 2020 comenzó el confinamiento estricto en todo el país, el martes 17 de marzo empezábamos ya a colaborar con diversos equipos médicos, tanto del Hospital Royo Villanova como del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. La escasez de mascarillas entre el personal sanitario de nuestra Comunidad Autónoma era una de las primeras carencias que afloró con la crisis. Analizar nuevos métodos de desinfección mediante radiación UV así como evaluar la posibilidad de adaptar mascarillas para aerosolterapia transformándolas en EPIs sanitarias fueron los dos primeros retos a los que nos enfrentamos. El equipo investigador encabezado por el Dr. Antonio Güemes y la investigadora Marta Baselga, ambos del IIS Aragón, llegó a desarrollar con nuestra colaboración las mascarillas IIS-1 e IIS-2, que fueron ampliamente utilizadas en diversos hospitales a lo largo del mundo. Fue nuestra experiencia en la simulación numérica y experimental de flujos de aire confinados la que nos permitió realizar una rápida evaluación de diversas alternativas de diseño. Poco después, una solución similar era presentada por el Boston Children’s Hospital y el Harvard Medical School Teaching Hospital.

La escasez de material sanitario fue una constante durante estos primeros meses de pandemia en Aragón. En abril de 2020 personal del ámbito de la Prevención de Riesgos Laborales del Servicio Aragonés de Salud contactó con nosotros para que les ayudáramos en la verificación de la impermeabilidad de nuevos tejidos para fabricar batas. De nuevo, aplicamos nuestro conocimiento en la evaluación de la permeabilidad en tejidos aeronáuticos y en materiales celulósicos para plantear un ensayo equivalente que permitiera al Salud tomar decisiones informadas para la seguridad del personal sanitario de nuestra Comunidad.

Nuestra colaboración con la sociedad y la industria europea en el complejo proceso de adaptarse a la nueva realidad que la pandemia había instaurado continuó durante el verano de 2020. Un importante equipo de personal investigador de Materiales y Componentes ITAINNOVA preparó dos proyectos en cooperación con PYMES, Grandes Empresas y entidades del ámbito de la investigación europeas respondiendo al reto lanzado por la Comisión Europea: “Rapid Repurposing of manufacturing for vital medical supplies and equipment”. Esta llamada de urgencia concedió cuatro proyectos europeos, entre ellos los nuestros en los que además se consiguió involucrar a una PYME aragonesa:

  • El proyecto “imPURE – Injection Moulding Repurpousing for Medical Supplies enabled by Additive Manufacturing”, liderado por la Universidad de Atenas y cuyo objetivo principal es el desarrollo en instalaciones europeas de la capacidad de adaptar equipos industriales de la industria del moldeo ya existentes para adaptarse a fabricar nuevo equipamiento médico en tan solo 48h.
  • El proyecto CO-VERSATILE – Adaptative and resilient production and sypply chain methods and solutions for urgent need of vital medical supplies and equipment”, liderado por el Instituto de Ciencia Computacional y Control de Hungría, y cuyo objetivo último es acelerar la reactividad de la industria manufacturera europea para responder de manera ágil a la falta de equipamiento médico y de seguridad, tanto para el personal médico como para la ciudadanía.

En total, casi 9.000 horas de nuestro personal de investigación a dedicar para la consecución de estos ambiciosos objetivos.

El año 2020 ha sido también un importante punto de inflexión en nuestra forma de orientar la Investigación y la Innovación aprovechando la oportunidad que el desarrollo del nuevo Plan Científico Tecnológico de ITAINNOVA. Apalancándose en todos los desarrollos previos y el éxito del plan anterior en Materiales y Componentes ITAINNOVA redefinieron sus líneas de Investigación e Innovación, buscando una mayor horizontalidad y, sobre todo, orientándolas desde la tecnología hacia nuestro propósito como miembros del tejido investigador e innovador de la sociedad. Esta nueva orientación nos permitirá colaborar de una manera mucho más transdisciplinar y, además, fomentará el crecimiento profesional y personal de gran parte de nuestro personal más joven… y más preparado. Su foco investigador estará puesto ahora en:

  • Los materiales ecosostenibles y reciclados.
  • Reforzando nuestro tradicional enfoque hacia los materiales computacionales.
  • Los materiales inteligentes y multifuncionales
  • El desarrollo de procesos sostenibles de transformación de materiales.
  • El diseño y desarrollo de componentes climáticamente neutros.
  • El desarrollo de procesos de valorización y reciclado de materiales y componentes.

Todo ello, sin descuidar uno de los elementos más intrínsecamente ligados a la existencia del Instituto Tecnológico de Aragón y su razón de ser: la prestación de servicios tecnológicos y consultoría en el ámbito de los Materiales y Componentes al ecosistema industrial regional: más de 500 actuaciones durante el año 2020 y la dedicación de más de 14.000 horas de nuestro personal a atender las necesidades principalmente de las pymes aragonesas.