15/ RSA-Aragón

Cabecera sección 15

Orgullosos de ser y estar un año más entre las mejores organizaciones

Están en marcha grandes cambios en la sociedad al sobrepasar el modelo económico dominante los límites físicos del planeta. Están acelerándose tendencias y procesos inherentes a la Sociedad de la Innovación como la concentración y control de los mercados por las grandes compañías multinacionales en todos los sectores, especialmente en entretenimiento y videojuegos, farmacia telecomunicaciones, comercio electrónico, servicios financieros, automóvil, energía o agroindustria. Estas dinámicas hacen que sociedades como la aragonesa puedan quedar rezagadas y sufran efectos colaterales como la uberización del empleo medio y el aumento de las desigualdades por las diferentes brechas digitales.

Aunque pequeños y ligeros, en ITAINNOVA hemos apostado por estar cerca de los centros de decisión europeos para conocer qué vientos van a ser los dominantes, tanto en la UE como en las matrices de nuestras empresas cliente “tractoras”. Somos conscientes que tenemos que alejarnos de la “destrucción creativa” que generan los dos grandes procesos de competencia por el espacio vital:

  • El movimiento geopolítico de Oriente a Occidente (de Este a Oeste y de Norte a Sur) en el que un capitalismo financiero dolarizado, trata de mantener su hegemonía frente un capitalismo planificado de estado. Las enormes empresas de la GigEconomy (beneficiadas por las políticas de los bancos centrales) frente a las grandes empresas cuasi-estatales (apoyadas por férreos mecanismos de control gubernamental, militares y tecnológicos y millones de usuarios). El resto de los bloques, incluida la Unión Europea tratan de sobrevivir sin esos instrumentos en un mundo de reglas ajenas cada vez más multilateral. En este escenario, la deuda, los acuerdos comerciales, el dumping en la política fiscal, el acceso monopolístico a los recursos básicos y los conflictos producidos por la manipulación de la realidad por medios de comunicación y redes sociales son arietes para controlar una realidad compleja y doblegar voluntades. Se compite entre territorios e incluso entre sectores.
  • El desequilibrio socioeconómico de pobres a ricos (y sus representantes) menos evidente por ser transversal a cualquier país, en el que compiten una pequeña y poderosa élite económica, política e incluso intelectual, una clase media desnortada y en retroceso y los más desfavorecidos por el sistema, casi sin opciones de partida. Una vez que hemos tocado techo en un modelo extractivo de recursos basado en energía barata, los sistemas productivos y basados en méritos se han visto relegados por esquemas de reproducción del capital en el que prima lo financiero, la complejidad legal y lo relacional (y en donde rentas y patrimonio son sifonados hacia una minoría de empresas y organizaciones y, dentro de ellas, a una minoría directiva supranacional en connivencia con entramados locales).

Los europeos estamos obligados a desarrollar una “tercera vía de salida a la metacrisis” y nuestro propio espacio geopolítico porque en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación (y en Defensa y almacenamiento energético), que es donde se está jugando la hegemonía mundial, los países europeos estamos supeditados al hardware asiático o americano lo que supone una pérdida de soberanía. Y además, porque no tenemos empresas de escala global, apoyadas por los ingentes programas estatales o de defensa, ni queremos culturas empresariales basadas en reglas que priman el individualismo frente al grupo y que subcontratan en países donde los derechos humanos están en un segundo plano. La tercera vía es la respuesta a ¿por qué la mayoría de la población china o la americana querría vivir en Europa? Es difícil imaginar una startup china que desarrolle una aplicación de voto democrático u otra estadounidense que esté basada en datos de una medicina pública y universal. Europa no puede competir en un mercado con reglas y sistemas que no sean compatibles con nuestra cultura. Nuestra esperanza se basa en nuestra diferente ingeniería social, trenzada a lo largo de los siglos. Los europeos tenemos un mayor grado de consciencia y sentido crítico sobre los modelos de crecimiento no sostenibles, la falta real de democracia o el respeto y ayuda al ser humano, en toda su diversidad y condición, tanto como ciudadanos como consumidores.

Una vía de competencia basada en Conocimiento+Sociedad, no en uno a costa del otro. Europa puede primar con sus políticas lo que las otras potencias no pueden si se pone el foco en el bienestar de las personas, de todas ellas, incidiendo en la igualdad de oportunidades, en ser regidos por una verdadera democracia, en el respeto a los derechos humanos, en la diversidad, en la redistribución equitativa de la riqueza, en el acceso sostenible de los recursos medioambientales. Es la solución propuesta por la UE: empleo verde y en la economía del cuidado, energías renovables, la transformación digital de empleos y empleadores, tanto públicos como privados y se comienza a hablar de la soberanía digital y la eliminación de los monopolios en servicios digitales.

UNA OPORTUNIDAD PARA ESPAÑA Y ARAGÓN

España tiene como fortalezas su clima mediterráneo, la diversidad de los grandes espacios naturales, modos de vida en comunidad, un gran legado cultural, tolerancia y libertad, seguridad ciudadana y un sistema sanitario público con excelentes profesionales. La poca complejidad de la economía española puede ser un reflejo de lo potente que es en “bienestar” (la atractividad natural y patrimonial de nuestro país produce primero el turismo como medio de vida por lo que la pandemia nos ha afectado sobremanera). Como en Finlandia, la transformación en base al conocimiento de las personas que quieran desarrollar su vida en un ecosistema privilegiado puede ser clave para refundar nuestra economía.

Desarrollar y especializarnos en tecnologías para una vida mejor, la que podríamos llevar “por sistema” en España, una vida segura, sostenible, significativa, sociable y saludable, puede ser motor y referencia en Europa para un renovado modelo económico y social.

La oportunidad de Aragón para competir en Europa es sumar a esa fortaleza la idea de ser en sí mismo un ecosistema prototipo completo, confiable, seguro, sin rechazo y poco conflictivo. La estrategia de trabajar en nuestro específico binomio problema-oportunidad de proveer servicios básicos en zonas despobladas y envejecidas (para su reversión) haciendo un balance adecuado de la relación entre Zaragoza y el resto del territorio.

Como ITAINNOVA, nuestra estrategia se dirige a ayudar a empresas a introducir esas tecnologías para una vida segura, sostenible, significativa, sociable y saludable: en tecnologías de materiales para la neutralidad climática y la no emisión de contaminantes, modelos digitales para simular problemas complejos de calidad, eficiencia eléctrica, inteligencia artificial y soberanía del dato, blockchain, IoT o robótica social.

Iconos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Y todo ello bajo nuestros propios principios de innovación responsable y de contribución a los ODS y el bien común: conocimiento abierto, cooperación, transparencia, confianza y triple sostenibilidad. Como uno de los requisitos del sello RSA+ de Aragón es la formación de los responsables de la organización en ODS, desarrollamos diferentes acciones (píldoras informativas, videos autoproducidos, retos internos) en torno a la plataforma interna de «inteligencia colectiva» LEONARDO para que las personas con responsabilidad y liderazgo construyeran un primer informe sobre la contribución de ITAINNOVA a los ODS

Cabecera sección 15