16 Abr 2020

La Diversificación Industrial y Tecnológica, un tratamiento contra el COVID19 y la crisis económica

         | Empresa ,

Diversificacion industrial y tecnológica

Entre toda la angustia provocada por el COVID19 a lo largo y ancho de nuestra civilización moderna, reconforta descubrir iniciativas particulares y grupales que, cada una con sus medios y capacidades, buscan aminorar el impacto negativo de la pandemia.

La industria no ha sido ajena a ese dinamismo social y, en multitud de casos, ha reenfocado sus capacidades productivas para dar solución a pequeños o grandes problemas derivados del fatal patógeno.

Los respiradores diseñados por Jorge Cubeles y Luis Alberto García convertidos en realidad en la planta zaragozana de BSH, el inspirador ejemplo de CAPOTEX y sus módulos de aislamiento trasparentes, las pantallas protectoras para sanitarios que han diseñado en IMPLASER o nuestro ChatBot para dar respuesta a las principales dudas que los aragoneses tienen respecto al COVID19, son algunos ejemplos de cómo las organizaciones, con pequeñas adaptaciones y aprovechando sus capacidades industriales y tecnológicas que otrora desembocaban en otro tipo de bienes o servicios, han ayudado a ver más cercano el fin de la pandemia y a allanar de forma modesta el trabajo de nuestro héroes y heroínas particulares.

Diversificación Industrial y Tecnológica

El concepto de Diversificación Industrial y Tecnológica es un concepto que ya goza de una cierta trayectoria académica y que, tradicionalmente, ha sido visto como una estrategia para reducir el riesgo empresarial. Unos de sus primeros precursores, Granstrand y Oskarsson, en 1994, definieron la diversificación como la expansión de las competencias tecnológicas de la empresa en otras áreas tecnológicas.

Este tipo de diversificación relacionada, incluida dentro de la famosa Matriz de Ansoff como una de las alternativas de crecimiento de una empresa, es un proceso estratégico que pivota sobre las denominadas “Tecnologías clave” de una organización que son aquellas que aglutinan las capacidades tecnológicas e industriales por las que la empresa es competitiva y ejerce una posición dominante respecto a sus competidores en determinadas circunstancias o mercados.

Bajo este enfoque tecnológico de la diversificación existen diversos métodos o modelos para apoyarse en un proceso de esta índole, siendo los más conocidos los árboles o roadmaps tecnológicos que creó Giget y que han ido evolucionando estos últimos 35 años, desde su creación.

La Diversificación ha sido sujeto activo de muchas de las iniciativas públicas en épocas de crisis cuando las empresas dejan de vender en sus mercados habituales o cierne sobre ellas la amenaza de la deslocalización, tal y como ocurrió hace 10 años con la crisis financiera. En la actualidad, y la pandemia del COVID19 ha reforzado esta idea, la diversificación industrial y tecnológica ya no es solo una estrategia para gestión del riesgo y el crecimiento empresarial. Los hechos han demostrado que es una herramienta útil, en su visión más darwiniana, para que las empresas se adapten a los nuevos escenarios o paradigmas que, por inesperados y profundos, derivan en cambios disruptivos de la sociedad y de la industria.

Esta visión utilitarista de la diversificación tecnológica, como vector del cambio, es viable gracias, en gran parte, a los avances tecnológicos acaecidos esta última década alrededor de la transformación digital y facilitada por unas organizaciones cada vez más ágiles y que se integran en los denominados ecosistemas de innovación y/o colaboración.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe nuestra newsletter.

¡Suscríbete!

Factores clave para la diversificación industrial y tecnológica en el panorama actual

Además de la tecnología y la industria, hay otros factores clave que sustentan el éxito de un proceso de diversificación industrial y tecnológica en el panorama actual y que hay que tener muy en consideración a la hora de afrontar un proceso estratégico de esta naturaleza.

Son seis factores clave y se resumen en:

Los Ecosistemas de Innovación para complementar aquellas capacidades insuficientes en el proceso de diversificación o para enriquecerlo con nuevos atributos, prestaciones o innovaciones.

Las Metodologías o Modelos de Diversificación como herramientas para sistematizar un proceso de diversificación y ampliar la visión disruptiva e innovadora lo máximo posible.

La Transformación Digital como palanca tecnológica para el desarrollo de diversificaciones más alineadas con las demandas y las necesidades de la sociedad actual.

La Tecnología como punto de apoyo sobre el que pivotar la diversificación.

La Industria como fuerza productiva y comercial mediante la que fabricar los resultados de la diversificación y ponerlos en mercado.

Las Organizaciones ágiles que den respuesta de forma rápida y diligente a los cambios del entorno.

ITAINNOVA te ayuda a diversificar

Nuestros clientes confirman que los seis factores clave para la diversificación industrial y tecnológica son parte del ADN de ITAINNOVA, habiendo ayudado a muchas pymes en sus procesos estratégicos relacionados con la tecnología.

En relación con la diversificación, ITAINNOVA dispone de metodologías propias y experiencia demostrada en Consultoría Tecnológica y Gestión de Proyectos para empresas que apuestan por la diversificación industrial y/o tecnológica.

Adicionalmente, ITAINNOVA forma parte del ecosistema regional, nacional y europeo de I+D+i con una amplia red de colaboradores y más de mil empresas que cada año confían en el Instituto, desarrollando proyectos de innovación tecnológica, preferentemente para la industria, e impulsando la transformación digital de las pymes.

¿Quieres que te ayudemos a transformar tu empresa?

Diversificar ahora y siempre

Una organización preparada para diversificar es una organización que cultiva la colaboración público-privada de forma sostenida en el tiempo, que gestiona su patrimonio industrial y tecnológico periódicamente y con método. Una organización que dispone de mecanismos de vigilancia tecnológica para estar al día de los avances técnicos y el desarrollo tecnológico y comercial de otros sectores industriales, que invierte en I+D+i como factor estratégico, una organización multidisciplinar y sin muchas jerarquías. En definitiva, una organización que está preparada para responder a través de la innovación tecnológica de forma ágil y diligente a los cambios del entorno.

Para concluir, la diversificación industrial y tecnológica es una estrategia empresarial, especialmente interesante para las PYMES, para afrontar los periodos de crisis, como el que se avecina en el periodo post-COVID19, pero también es un mecanismo de adaptación a nuevas condiciones de contorno provocadas por cambios drásticos y repentinos en el entorno, tal y como ha sucedido con la pandemia del COVID19.

Próximamente celebraremos un webinar donde se pondrán conocer de primera mano las claves para comenzar un proceso de diversificación industrial y tecnológica y cómo ITAINNOVA puede ayudarte.



AUTOR

David Díez,
Desarrollo de negocio

(c) 2020 Instituto Tecnológico de Aragón. Todos los derechos reservados.
Si está interesado en reproducir, parcial o totalmente, los contenidos de este blog, por favor, solicite autorización previa por escrito a info@itainnova.es.